viernes, 17 de julio de 2009

La Verdadera condición del hombre

"Como está escrito:
No hay justo, ni aun uno;
No hay quien entienda.
No hay quien busque a Dios.
Todos se desviaron,
a una se hicieron inútiles;
No hay quien haga lo bueno,
no hay ni siquiera uno.
Sepulcro abierto es su garganta;
con su lengua engañan.
Veneno de áspides hay debajo de sus labios;
Su boca está llena de maldición y de amargura.
Sus pies se apresuran para derramar sangre;
Quebranto y desventura hay en sus caminos;
y no conocieron camino de paz.
No hay temor de Dios delante de sus ojos."
Ro. 3:10-18
Este es un resumen que revela la verdadera naturaleza del hombre. Citando de los Salmos y del profeta Isaías el apóstol Pablo deja en evidencia la depravada condición de la naturaleza humana.
La ausencia total de justicia, entendimiento, anhelo por Dios y temor de Dios define el origen de todo su comportamiento pecaminoso. Sus hechos son pecaminosos porque su condición delante de Dios es tal. Es por naturaleza "hijos de desobediencia...hijos de ira..." Ef. 2:2-3. Por ello, en su corazón hay rebelión y libertinaje, en sus labios hay engaño, en sus hechos hay maldad y violencia.
Este no es un mensaje muy popular no obstante es la verdad. Toda justificación basada en los argumentos racionales o la sabiduría humana no hace más que confirmar lo descrito en la Palabra de Dios respecto a la irreverencia, rebelión y falta de temor de Dios del ser humano. Por consiguiente, al hombre sólo le queda reconocer su verdadera condición que, a su vez, devela su imperiosa necesidad de un salvador. Sin él no tiene escapatoria y está bajo la justa ira de Dios.
En este video Paul Washer describe esta verdad en términos inequívocos.
video

No hay comentarios: