lunes, 15 de junio de 2009

La fe Bíblica

La verdadera fe es un acto continuo. No es un hecho histórico en el pasado de la persona. Es perseverante y constante. Comienza en la tierra y continúa en la gloria. Al respecto A. W. Tozer, en su libro "El Siguiente Capítulo Después del último, dice: "Ni Cristo ni sus apóstoles enseñaron la finalidad de una vez por todas del acto de creer tan popular entre nosotros hoy día... no fue esto lo que enseñaron los apóstoles o los líderes fieles de la iglesia de Dios a lo largo de los siglos.

La fe en Cristo no es un acto a ejecutar y a dar por terminado...el primer acto del pecador arrepentido de creer en Cristo para perdón y vida eterna es el principio de un acto continuo de creer que persiste a todo lo largo de la vida y para toda la eternidad" (pag. 99).

Lamentablemente, el evangelismo de hoy está jugando con las almas de las personas al hacerles creer que basta una oración para transformarse en un hijo de Dios y tener vida eterna. Eso es superficial, antibíblico y, peor aun, un engaño.
"Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él; Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos"
Juan 8:31

En este video Paul Washer hace un llamado a examinarse a uno mismo para saber si realmente está en la fe, aquella que salva


1 comentario:

carlos dijo...

Hola estimado Iván. Bendiciones a la distancia. Entendí perfectamente el hermoso mensaje de Tozer acerca de la fe que salva. Sin embargo, pienso que hay que tener cuidado en el juego de palabras que se utilizan. La palabra de Dios si anuncia "explícitamente" que para ser hechos hijos de Dios solo basta creer (obviamente con todo lo que ello implica)- no es un acto progresivo sino instantáneo-no así la obra que comienza de ahi en adelante en la vida de quien verdaderamente ha sido salvado. Creo que muchos entenderemos perfectamente lo que quiere decir el tema y el mensaje, sin embargo, quizás otros no. Bendiciones. Pr. Carlos Contreras